Noticias

¿Solidaridad u oportunismo? la polémica campaña de nike

El pasado lunes la multinacional deportiva anunció que tendría al deportista Colin Kaepernick como representante de su campaña Just Do It (sólo hazlo) desatando manifestaciones tanto de apoyo como de rechazo por parte de otros deportistas, actores, políticos y la sociedad en general.

El ex quarterback de los San Francisco 49ers es una de las figuras más polémicas del deporte norteamericano, al haber iniciado en 2016 una campaña en contra de la segregación e injusticia racial arrodillándose mientras suena el himno estadounidense contraria a la costumbre de mantenerse de pie en señal de respeto. Esto desato que otras figuras de los principales espectáculos deportivos replicaran su actuación en señal de protesta contra el asesinato de jóvenes afroamericanos.

Inmediatamente después del anuncio de esta nueva campaña publicitaria, se iniciaron los hashtags #JustBurnIt y #BoycottNike teniendo más de 6000 menciones en sólo un día. Personajes como el presidente Donald Trump criticaron también la campaña diciendo que la empresa sufriría grandes perdidas debido a los boycotts y a la rabia que podría generar en gran parte de la sociedad norteamericana. Además, las acciones de nike se desplomaron un 3% en sólo un día debido al temor de los inversionistas ante un boycott generalizado que pudiera afectar las ventas.

Sin embargo, y a pesar del temor de los inversionistas, la campaña ha resultado en un éxito rotundo, no sólo en términos políticos y sociales, sino también financieros y de marketing. Más de 500.000 personas han mencionado el hashtag #JustDoIt y la empresa ha recibido más de 43 millones de dólares en exposición mediática la mayoría por reportes positivos o neutrales.

En una sociedad tan polarizada como la estadounidense, ninguna marca puede mantenerse neutral ante los temas políticos más importantes. Uber, por ejemplo, recibió una amplia campaña de desprestigio en 2017 al aprovecharse de una protesta de taxistas contra el boycott contra musulmanes del presidente Trump para lucrarse. Los empleados de Google han protestado contra el plan de hacer un buscador censurable para el gobierno chino. Todo esto a ocasionado millones de dólares en pérdidas debido a la negativa imagen que generan este tipo de actuaciones.

Nike ha tomado la decisión correcta en términos económicos. Sin embargo, muchos opinan que no es ético que una empresa se lucre de una lucha social como la que llevan los deportistas afro en contra de la violencia y la exclusión por motivos de raza, más aun cuando Nike todavía incurre en prácticas de explotación laboral contra sus trabajadores, prohibiéndoles sindicalizarse.

GENIAL

¡Bienvenido!

Revisa ahora mismo tu correo electrónico

Te hemos enviado un mensaje para

confirmar que esté correcto.